Hilos de oro

Esta técnica de MTC consiste en implantar hilos de oro bajo la piel. Los filamentos, del grosor de un cabello, son de una pureza del 99´9 %, por lo que no existen reacciones alérgicas. Se inyectan pequeños filamentos de este noble material en los puntos de acupuntura que lo precisen, haciendo un efecto continuo sobre las características propias del meridiano y puntos escogidos, teniendo ello repercusión sobre los órganos y la salud. La duración de la actividad de los hilos se estima entre 10 y 12 años.

¿Para qué sirven?

Es una técnica eficaz en casos de urgencia médica, aunque su uso práctico se limita casi exclusivamente al tratamiento de patologías crónicas, o como mejora de la calidad de vida en general. El hilo de oro consigue un doble efecto positivo, más que la aguja normal, no sólo por las características del metal sino por su estimulación permanente. El oro es positivo, regula la energía y actúa contra el dolor. La técnica del hilo de oro se basa en la experiencia japonesa, coreana, etc y da muy buenos resultados.

Como estímulo positivo (aunque menor por su localización externa, más distantes de los puntos de acupuntura), podemos llevar oro puesto en determinadas zonas y puntos. Anillos, pulseras, collares… estimulan haciendo su efecto terapéutico. Antiguamente los orientales en las dinastías llevaban un cinturón de oro para estimular el vaso maravilloso de la cintura. Y es de todos conocido como todas las civilizaciones lo han destinado a sus gobernantes o personas más influyentes en cualquier sociedad.

Indicaciones

Para todo el que precise nutrición de algún órgano concreto. Generalmente se aplica en mayores de 40 años, aunque en ocasiones puede ser necesario antes para problemas locales. Suponen una nueva “pila” para el organismo, generando energía allí donde haya habido más desgaste.

¿Cómo actúa?

Tienen una doble función: En primer lugar la estimulación del punto de acupuntura, consiguiendo efectos tanto a nivel local como distal, actuando sobre el meridiano y el órgano tratado. En segundo lugar su efecto químico, liberando iones positivos que disminuyen la inflamación y las calcificaciones, sobre todo a nivel articular. Esta liberación actúa asimismo sobre el sistema inmunitario, estimulando macrófagos, mastocitos y fibroblastos inhibiendo la inflamación.

Efectos adversos y contraindicaciones

Como en cualquier otra punción existe riesgo de hematoma local. Y es normal que alguno de los filamentos “pinche” durante los días posteriores a su colocación.

Respecto a las contraindicaciones se recomienda no ponerlos durante el embarazo por precaución, aunque no existe ningún dato en contra de su uso. Tan sólo existe una contraindicación relativa, (más necesidad de precaución), en pacientes anticoagulados por el riesgo de sangrado.

También en medicina occidental

Actualmente la medicina moderna occidental está inyectando soluciones con oro para tratamiento de huesos y articulaciones, debido al éxito del tratamiento. También existen medicamentos orales con sales de oro, pero su eficacia por esta vía es muy limitada.

Y su uso más conocido es como tratamiento en estética. Los hilos favorecen la
neoformación abundante de colágeno, elastina y nueva vascularización a nivel local. Su utilización es principalmente en la cara y el cuello.

Historia de esta técnica

En la MTC es el tratamiento mejor y más caro que existe en la actualidad (el material lo exige). Requiere un profundo conocimiento de esta medicina y de esta rama en particular, mucha técnica y experiencia. También se utiliza no solo en personas mayores, sino en todos aquellos casos en que la gravedad de la situación lo indique.

Tradicionalmente en Corea, a la que muchos consideran históricamente la iniciadora de esta terapia específica, era costumbre, cuando alguien finalizaba su vida laboral o alcanzaba una edad determinada, regalarle un tratamiento con hilos de oro. Los jefes, o los descendientes reunidos, demostraban así su respeto y cariño con esta persona ofreciéndole salud para disfrutar de la siguiente etapa de su vida.

¿Cómo actúan?

Aunque en ocasiones los efectos se notan a los pocos días, lo normal es que comiencen a sentirse los resultados no antes de uno o dos meses. Su principal labor, como se mencionaba antes, es en el tratamiento de aquellas patologías crónicas que surgen como consecuencia de la debilidad de algún órgano. Éste debe ser nutrido, y eso precisa tiempo.