cirugia plastica y reparadora pozuelo

El uso del botox en estética facial

En nuestro centro de cirugía plástica y reparadora de Pozuelo descubrirás todos los beneficios de la toxina botulínica, conocida popularmente por su primer nombre comercial: BOTOX®. En este post vamos a ver para qué se usa exactamente. 

La toxina botulínica es un medicamento muy seguro y se usa desde hace más de dos décadas en especialidades médicas como neurología y oftalmología. Y, como no, también en el campo de la medicina estética. Destaca aquí su efecto preventivo, corrector y rehabilitador sobre diferentes alteraciones de la piel. Por ejemplo, seborrea o, lo más demandado, el envejecimiento. El Bótox está especialmente indicado para tratar las líneas de expresión. Actúa relajando los músculos de la cara. Indicado especialmente para las patas de gallo además de para las arrugas de la frente y el entrecejo. Esta toxina relaja y es notorio su efecto rehabilitador sobre los músculos en los que actúa. Otra cosa son los tratamientos que se usan para voluminizar y variar las formas.

En Centro Vereda 20 te insistimos en que para someterse a este tipo de tratamientos hay que acudir siempre a centros especializados atendidos por personal formado. Si en otras áreas la aplican odontólogos, enfermeros o fisioterapeutas, en medicina estética han de ser los profesionales del ramo los que apliquen este tipo de tratamientos. 

te insistimos en que para someterse a este tipo de tratamientos hay que acudir siempre a centros especializados atendidos por personal formado. Si en otras áreas la aplican odontólogos, enfermeros o fisioterapeutas, en medicina estética han de ser los profesionales del ramo los que apliquen este tipo de tratamientos. 

Es básico usar un vial por paciente según indica la Agencia Española del Medicamento. Solo existen tres marcas legales en Europa: Vistabel®, Azzalure® y Bocouture®. Hay que indicar el número de lote del producto y el centro autorizado donde se va a inyectar. Hay que acudir a revisión en el mismo centro entre los 10 y 15 días posteriores al tratamiento. No se deben superar las dosis establecidas.

La duración del tratamiento es variable dependiendo de la persona y sus características faciales, la forma de mover la cara, el tipo de piel, la edad o el sexo. Lo normal es tener que repetir el tratamiento cada 4-5 meses, antes de que desaparezca el efecto completamente.

En resumen, este es el tratamiento estético más utilizado y seguro para atenuar las arrugas. Las provocadas por fruncir el ceño, levantar las cejas o sonreír. El resultado es un aspecto relajado y descansado. En definitiva, un rostro rejuvenecido.