La adolescencia es una etapa llena de posibilidades, donde se toman decisiones que pueden marcar la vida del adolescente en positivo o en negativo. El adolescente sabe tomar buenas decisiones en solitario, sin embargo le cuesta mantenerlas delante de sus amigos. Las pandillas y líderes influyen en gran medida en la creación de su identidad, por ello los padres tienen el gran reto de comunicarse con ellos de una forma más afectiva y efectiva para equilibrar esas influencias.

El coaching educativo con el adolescente se basa en conversaciones donde se le ayuda a conocerse mejor, a crear esa identidad que necesita. El adolescente no es rebelde sin causa, esa rebeldía está provocada por la inseguridad que le produce el cambio físico, mental y emocional lógico de esa etapa.

A muchos padres les aterra el momento de las salidas de sus hijos con amigos, de las tentaciones de tabaco, alcohol o drogas. El miedo NO les ayuda, el desarrollo de recursos SI y mucho. El aprender a tomar buenas decisiones, basadas en sus valores y en sus objetivos, será lo que marque la diferencia.